Hasta hace poco, los préstamos y créditos seguros se limitaban a los bancos y otras instituciones financieras tradicionales. Cuando la gente necesita un préstamo, una hipoteca o un crédito, acude a su banco; y cuando quiere invertir su dinero, recurre a ese mismo banco, a un asesor o a otros servicios financieros convencionales. Esta historia ha sido el status quo durante décadas y deposita una enorme confianza en estos actores para que hagan lo correcto.

Las finanzas descentralizadas (DeFi) no implican la destrucción de estos sistemas existentes. Más bien, gran parte de DeFi imita y mejora las finanzas tradicionales. Muchos proyectos pretenden ofrecer las mismas herramientas que la banca tradicional, pero de una forma novedosa que proteja a los usuarios de la interferencia de intermediarios falibles como los bancos. 

Es difícil imaginar el sistema financiero global sin préstamos, y lo mismo se aplica al sistema financiero descentralizado. En el último año, DeFi ha encontrado formas creativas de permitir a los usuarios pedir prestado y prestar criptoactivos, creando con éxito plataformas de préstamo compartidas, públicas y descentralizadas para el espacio blockchain. A primera vista, los créditos y los préstamos descentralizados imitan las finanzas tradicionales: puedes pedir un préstamo o puedes invertir tu dinero para ganar intereses. Aunque el resultado final parece el mismo, los medios para llegar a él son muy, muy diferentes.

Nuevos mercados de dinero

Las finanzas descentralizadas son una progresión natural de la ética fundacional de la criptomoneda expuesta por primera vez en el libro blanco (white paper) de Bitcoin: las instituciones financieras tradicionales son demasiado poderosas, centralizadas y susceptibles a la corrupción. DeFi está actuando sobre esta propuesta construyendo herramientas de código abierto y sin custodia para el ecosistema. Este cambio de paradigma tiene enormes ramificaciones en la naturaleza de los préstamos y los créditos: no se requiere ninguna comprobación de crédito, datos personales o cuenta bancaria. Todos pueden participar. DeFi logra esto utilizando contratos inteligentes inmutables que dictan cómo se manejan los fondos. (Si aún no estás familiarizado con el funcionamiento de DeFi, consulta nuestra explicación).

Los protocolos de cadena de bloques de Ethereum como Aave, Compound y Maker se han convertido en las plataformas más destacadas para los préstamos DeFi. Cada uno de ellos permite a los usuarios bloquear sus fondos en la plataforma, pero los contratos inteligentes rigen su funcionamiento. Ningún tercero puede cambiar el código o los contratos subyacentes. Aave, Compound y Maker son servicios de préstamo con un historial probado como plataformas fiables y seguras con sitios web fáciles de usar para ejecutar estas complejas transacciones. Al día de hoy, el valor total bloqueado en depósito (TVL) en estos tres protocolos de préstamo supera los 6.000 millones de dólares.

Cuando los usuarios deciden prestar o tomar prestadas criptodivisas, firman un contrato inteligente que establece el tipo de interés, cuánto van a suministrar o solicitar y cuándo vence el contrato. Los términos del contrato, por supuesto, no pueden cambiarse, y si un usuario quiere hacer ajustes, tiene que "completar" el contrato anterior (ya sea devolviendo el préstamo o reclamando sus fondos) y someter uno nuevo. 

La relación entre los prestatarios y los prestamistas de DeFi es bastante sencilla: los prestamistas proporcionan fondos para ganar intereses, y los prestatarios pagan intereses para utilizar esos fondos. Cada transacción, por sí sola, se parece mucho a cualquier otro préstamo o inversión, pero la interacción entre las dos partes es diferente. Se trata de una relación simbiótica permanente en la que miles de partes se prestan y toman prestado constantemente sin tener que interactuar directamente. Como resultado, empezamos a ver aparecer mercados de dinero independientes y descentralizados.

Cómo funcionan los créditos en DeFi

El préstamo DeFi – en el que un usuario deposita sus fondos en un protocolo – se asemeja a un depósito en efectivo tradicional o a una inversión que acumula intereses con el tiempo. Los prestamistas no sólo ganan intereses sobre sus activos digitales, sino que reciben un token de gobernanza o DAI como incentivo adicional: Compound recompensa COMP, Aave genera LEND, y Maker emite DAI. Para el usuario al detalle, el interés del 3-5% por los préstamos es superior al de muchos bancos, pero puede no ser suficiente para justificar el riesgo siempre presente de los exploits de los contratos inteligentes. Para los inversores de alto capital, fondos de cobertura o para entidades, sin embargo, estas tasas parecen muy atractivas,especialmente cuando se aplican a monedas estables como USDC, USDT o DAI. Los préstamos también pueden ayudar a mitigar los peligros de la volatilidad del mercado, ya que los usuarios ganan capital de forma pasiva sin realizar operaciones de intercambio.

En su mayor parte, las tasas de préstamo se ajustan con cada bloque de Ethereum. Los oráculos de precios ayudan a determinar el porcentaje de rendimiento anual RPA (APY) ideal, que fluctúa para mantener el protocolo funcionando de forma segura. Cuando los usuarios prestan criptomonedas, reciben a cambio tokens específicos de la plataforma (cTokens para Compound y aTokens para Aave). Por ejemplo, depositando 1 ETH en Compound se obtienen 50 cETH tokens. Las plataformas utilizan estos tokens para determinar el interés acumulado y son necesarios para canjear tus fondos.

Cómo funcionan los préstamos en DeFi

La mayoría de los activos consignados en una plataforma de préstamos no están ahí para limitarse a generar intereses. Convertirse en prestamista es la punta del iceberg, y la verdadera magia ocurre cuando vemos las posibilidades de lo que pueden hacer los prestamistas. Pero antes de llegar a eso, es importante entender el colateral o las garantías.

Los protocolos descentralizados no requieren ningún permiso de uso. Por lo tanto, sus servicios no pueden basarse en evaluaciones convencionales como la puntuación de crédito, el patrimonio o los ingresos para determinar una cantidad de préstamo segura. En su lugar, las plataformas de préstamos requieren que los prestatarios pongan criptoactivos como garantía. Los préstamos de DeFi están siempre sobrecolateralizados. Esto significa que los usuarios sólo pueden recibir una parte de lo que ponen como garantía: Si prestan 10.000 dólares en ETH, pueden adquirir hasta 7.500 dólares de DAI u otros activos (aproximadamente el 75% de su garantía). Esto puede parecer contradictorio al principio, pero es necesario para garantizar que cada usuario pueda devolver su préstamo; si no puedes devolver lo que has prestado, te arriesgas a la liquidación de tus activos garantizados.

Compound, por ejemplo, sólo ofrece tipos de interés variables para los préstamos, mientras que los usuarios de Aave pueden elegir entre tipos de interés fijos o variables. Como los tipos variables cambian, exponen a los prestatarios a la liquidación si el RPA supera un determinado umbral. Estos préstamos a tipo variable exigen diligencia y atención diarias. Sin embargo, suelen ser más bajos que los préstamos a tipo fijo, en función de la cantidad prestada y solicitada en cada momento.

Préstamos y créditos DeFi combinados 

La sobrecolateralización plantea una gran pregunta: ¿Por qué querrías pedir prestado contra tus propios activos para un préstamo que vale menos que tu garantía? Esto se debe simplemente a que muchos tenedores de criptomonedas no quieren vender sus bienes más preciados. Al prestar su capital, pueden desbloquear la liquidez sin necesidad de realizar operaciones de compraventa. Por ejemplo, si alguien tiene 50.000 dólares de ETH pero no quiere venderlos, puede suministrarlos a un protocolo de préstamo y pedir prestado hasta el 75% de ese valor.

Esto abre un mundo de posibilidades: los comerciantes de criptomonedas pueden ejecutar operaciones con margen en el mercado abierto, adquirir un token que no poseen para la minería de liquidez, o tomar un préstamo a corto plazo para emergencias cotidianas. Todo ello sin vender un solo activo. El criptopréstamo puede ser especialmente valioso para los fondos de cobertura y las instituciones que mantienen cripto como parte de su cartera. Pueden pedir préstamos contra sus propios criptoactivos, recibir un préstamo y trasladarlo a instrumentos financieros tradicionales. Estos son sólo algunos de los muchos casos de uso.

Por supuesto, ambos protocolos de préstamo con llevan riesgos. Sin embargo, DeFi ha creado una nueva dinámica para prestatarios y prestamistas, un tipo de producto que sería imposible sin las criptomonedas y la cadena de bloques.