Las finanzas descentralizadas (DeFi) han abierto todo un mundo nuevo para los usuarios que, en las finanzas tradicionales, han estado hambrientos de rendimientos durante décadas. El potencial para obtener ingresos pasivos de las DeFi es enorme, y las oportunidades son abundantes en este apasionante espacio de plataformas, protocolos e intercambios en constante evolución. Sin embargo, este nuevo campo de pruebas no está exento de trampas y requiere una mano firme para navegar. Para ayudarte a encontrar tu camino, hemos desglosado el proceso en sus elementos básicos.

Depositar cripto en DeFi por un RPA (APY)

La forma más sencilla de obtener un ingreso pasivo a través de DeFi es depositar criptodivisas en una plataforma o protocolo que te pagará un APY (RPA o rendimiento porcentual anual) por ellas. Esto es casi idéntico a la forma en que podrías depositar dinero en efectivo en una cuenta de ahorros en un banco tradicional, aunque en gran parte del mundo desarrollado las tasas de interés son ahora una cosa del pasado gracias a la prolífica impresión de dinero por parte de los bancos centrales en la última década.

Depositar en una plataforma DeFi puede hacerse con una gran variedad de monedas y tokens, pero no con fíat (moneda fiduciaria común). Por lo tanto, el primer paso será comprar alguna criptomoneda utilizando una rampa de entrada fiduciaria (es decir, comprar cripto con dinero en efectivo). Sin embargo, antes de comprar tu cripto, ten en cuenta que, dado que la mayor parte de DeFi opera en la cadena de bloques de Ethereum, normalmente no se acepta Bitcoin (BTC). 

Elige tu token y tu protocolo

La mayoría de los protocolos DeFi requerirán que deposites un token de Ethereum (ERC-20) para ganar un RPA. Esta puede ser la moneda nativa de Ethereum, Ether (ETH), o – más comúnmente – una stablecoin como DAI o USDT, con las que no necesitas preocuparte por la volatilidad del mercado. También existe una versión de Ethereum de Bitcoin, wBTC, cuyo precio está vinculado a la mayor criptomoneda. Para saber qué moneda o token depositar, primero podrías consultar los diferentes rendimientos que se ofrecen para los distintos activos.

El crecimiento de las DeFi en el último año ha provocado una proliferación de protocolos, y puede ser difícil saber cuál elegir. La herramienta 'Earn Income' de DeFi Pulse permite a los usuarios buscar plataformas por activos, así que ese sería un buen punto de partida. Una vez que hayas decidido qué token quieres depositar, puedes comprar/comerciar en un intercambio centralizado o descentralizado. En la actualidad existen varios agregadores que pueden ayudarte a encontrar la mejor tasa de intercambio para tu criptodivisa, como 1inch.

Minería de liquidez 101 

Aunque ganar intereses sobre tus activos es bastante bueno, eso no es en absoluto todo lo que puedes hacer en DeFi. El siguiente paso en el viaje de los ingresos pasivos es involucrarse en la minería de liquidez, también conocida como agricultura de rendimiento. Hay varias vías para empezar. La primera podría ser apostar o intercambiar cualquier recompensa que obtengas por depositar tu cripto: normalmente el token nativo de cualquier protocolo o plataforma en la que hayas depositado. 

Estos tokens de gobernanza suelen dar a sus titulares el derecho a votar sobre los cambios de ese protocolo, una faceta que ha hecho que muchos de ellos sean valiosos en el mercado secundario. Por lo general, tienes dos opciones: apostar estos tokens con el protocolo emisor para obtener más recompensas, o comerciar con ellos en un intercambio (DEXes como Uniswap tendrán todos ellos en su lista, mientras que algunos intercambios centralizados cuentan con los más populares). Puedes elegir intercambiar un token ya que puedes canjearlo por una moneda estable con la que puedes ganar más intereses, por ejemplo.

Potenciar mediante préstamos y créditos 

Otra vía para obtener ingresos pasivos de DeFi consiste en pedir prestado un token o una moneda de una plataforma que luego puedes volver a depositar en la misma u otra plataforma para obtener recompensas. Por ejemplo, si eres poseedor de Bitcoin, primero podrías cambiar 1.000 dólares de BTC por wBTC y luego depositarlo en un protocolo DeFi para obtener un RPA del 0,5%. Se trata de un pequeño rendimiento, pero en virtud de depositar ese BTC, serás capaz de tomar un préstamo garantizado, tal vez hasta el 75% del valor de tu BTC ($750), por otra moneda o token que esté ofreciendo un alto rendimiento. 

A continuación, podrás aceptar ese préstamo y depositarlo (o prestarlo). Al hacerlo, básicamente has desbloqueado otro 75% del valor de tu BTC para obtener más ingresos pasivos. Mientras tanto, sigues beneficiándote del crecimiento del capital del activo original (que en el caso de BTC, ha sido bastante fuerte últimamente), así como de los intereses y de los tokens nativos/de gobernanza que luego puedes colocar en la plataforma o comerciar en un DEX para participar en más minería de liquidez.

Escollos de los ingresos pasivos 

El proceso anterior puede seguirse técnicamente hasta el infinito, lo que da lugar a un ecosistema de DeFi notoriamente complejo. De hecho, lo que hemos esbozado anteriormente apenas roza la superficie de lo que los usuarios experimentados son capaces de hacer en DeFi, donde el apalancamiento y los derivados pueden utilizarse para bombear los rendimientos hasta 15 veces. Sin embargo, como es de esperar, todo esto conlleva un riesgo, y para aquellos que participan en la minería de liquidez de varios niveles, este riesgo puede ser muy alto.

Los usuarios que poseen criptoactivos en numerosas plataformas se enfrentan a múltiples amenazas, entre las que destacan las posibles pérdidas derivadas de los exploits en los contratos inteligentes (también conocidos como hacks de préstamos relámpago), así como las elevadas comisiones por transacción (también conocidas como ‘gas’) cuando la red Ethereum está congestionada. Estas tarifas pueden comerse enormes porciones de tus rendimientos. La pérdida impermanente, cuando el precio de tus activos se mueve en tu contra mientras estás depositado en un protocolo, también puede ser un gran problema. Además, con los intereses que se mueven a diario, y que a menudo disminuyen a medida que se acumulan más usuarios, existe un coste de oportunidad potencial por tener tu cripto bloqueado en un protocolo que no paga lo suficiente.

DeFi no tiene por qué ser difícil

En resumen, para participar plenamente en la obtención de ingresos pasivos a través de DeFi, un usuario necesita tener mucha experiencia y, a menudo, mucho capital para aprovechar las oportunidades de gran volumen y ser resistente a las pérdidas. Y, lo que es más importante, esto está muy lejos de la ética fundacional de DeFi, que se concibió como un espacio en el que cualquiera pudiera participar en el depósito, el préstamo y la concesión de créditos para la creación de riqueza, que durante tanto tiempo ha sido el dominio de las élites ricas en las finanzas tradicionales.

En YIELD App no creemos que deba ser así, y por eso hemos lanzado nuestra plataforma: un lugar donde los usuarios pueden participar en las DeFi desde el depósito de monedas tradicionales hasta la obtención de ganancias sin necesidad de entrar en una compleja y arriesgada red de intercambios y trading. A través de nuestros innovadores fondos de inversión que agrupan los activos para conseguir la mayor rentabilidad en cada momento, nuestros usuarios podrán aprovechar lo mejor de DeFi a niveles accesibles. Creemos que esta es la siguiente etapa de la evolución de DeFi y te invitamos a acompañarnos.